10/11/2010

La regla de las tres R, una forma de cuidar el medio ambiente


Reducir: Implica reducir la basura que producimos, poniendo en práctica las siguientes medidas: No botar objetos (cuadernos, bolsas plásticas, etc.), que estén en buenas condiciones, así evitamos producir basura de manera innecesaria. Lleve al mercado sus propias bolsas para no tener que usar nuevas. En los paseos o si se sale fuera del hogar, llevar bolsas para depositar la basura. Enseñe a sus hijos que la calle no es el basurero de la ciudad, tampoco son los ríos, lagos o los balnearios.

Reutilizar: Implica volver a usar las cosas viejas en formas nuevas, buenas y atractivas. Hay varias actividades que pueden promover con sus hijos: Reusar papel. Use ambos lados del papel o utilice la parte no escrita para elaborar libretas, hacer tareas en borrador, etc. Reusar restos de madera, cajas de cartón, aluminio, vidrio, plástico, etc. para hacer trabajos manuales o artesanías. Estos productos toman mucho tiempo en descomponerse, o sea que no son biodegradables, evite tirarlos a la basura.



Reciclar: Este es un proceso más complicado pero no difícil. El reciclamiento consiste básicamente en volver a procesar un desecho para un nuevo uso. Por ejemplo reciclaje del papel o de la basura orgánica (restos de comida), para hacer abono para el jardín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada